CABALGANDO

El sufrimiento de un ciclista.

lenis

Por: Carlos Alberto Lenis García.

 

Todos de alguna forma cuando realizamos un esfuerzo sentimos necesariamente un dolor que se refleja en un sufrimiento. El ciclista de ruta, considero es el ser humano que más sufre, no importa si es una carrera de pueblo o una simple competencia y más si está en el grupo de aquellos que compiten en las grandes pruebas del Mundo.

Quienes hemos tenido el privilegio de vivir paso a paso todas las incidencias del ciclismo en ruta, podemos manifestar que un ciclista al entregarse el todo por el todo no le importa si sufre o no, si siente la agonía o el más de los intensos dolores provocados por la competición.

Si nosotros los comunicadores quienes hemos tenido que transmitir  dentro de un vehículo o en una motocicleta vivimos los rigores de estar “metidos” con altas o bajas temperaturas, por más de cuatro o cinco horas vivimos el rigor de la consternación;  qué se puede decir de estos arriesgados hombres quienes por más de 21 días, como es el caso de los que estuvieron recientemente en el Giro de Italia, soportados en las ruedas de una bicicleta cuyo grosor no alcanza los tres centímetros, arriesgando sus vidas y el todo que implica la competencia del nivel que sea.

Nuestro NAIRO QUINTANA, el gran Campeón del Giro soportó por más de 10 días en plena competencia, un resfriado que le hizo mantenerse en esos días en duda si podía o no podía, además, a eso le sumamos la afección de garganta que tuvo, de terminar al menos la carrera.

Es tan grande lo que hizo NAIRO, que con el tratamiento que le brindo su médico en el equipo MOVISTAR, planificó con mesura, inteligencia y con la llamada malicia indígena, que hace diferente a muchos de los Colombianos, llegar a solo cinco días de terminar el Giro de dar el golpe definitivo que le permitió ser el “NAIROMAN”  del cual ya todos hablan, de ser a sus 24 años el grande del ciclismo Universal, ratificando por qué desde el pasado año a su primera participación en una carrera de más de tres semanas, como lo es la primera del Mundo: “El Tour de Francia”,  subió al podio por ser el segundo de la general.

No importó para NAIRO que el martes 27 de mayo bajando la cima Coppi, Monte llamado en honor al más grande escalador de la Historia, el legendario FAUSTO COPPI, la temperatura estuviese en los 4 grados centígrados bajo cero, que cayera escarcha de nieve, la carretera humedad y el acoso de tener aun sobre sus sienes pensantes el rigor de que la gripa al final se hubiese recrudecido, pero lo que le llevaba a NAIRO en su afán de ganar y convertirse en el primer latinoamericano era el ímpetu de mostrarse a sí mismo de lo que era capaz, de vencer al competidor que todos tenemos, que somos nosotros mismos, por eso venció, y venció ante todo al sufrimiento, porque nadie puede dudar lo que este pequeño de 168 centímetros y 58 kilogramos de peso sufrió desde el momento que se inició la carrera en Belfast días antes; con el solo lo hecho de pensar que iniciaba enfermo la dura batalla del GIRO.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

error: