Ni podio ni Top 10

Las circunstancias de la vida se llenan de cosas buenas y desde luego de cosas malas, o si no, no tendría sentido. En el deporte la competencia se llena de todos los aspectos, y el de mayor necesidad se llama SUERTE.

smPor: Carlos Alberto Lenis García

Por más que un atleta se entregue en un todo por el todo para llegar a un evento en plenitud de forma, de preparación ideal, de cuidado, de revisar, proyectar, calcular, y de haber hecho las cosas como deben ser; si no cuenta con ese factor determinante, queda fuera.

Eso es lo que paso en la Vuelta a España, primero fue Nairo Quintana, ahora lo fue Rigoberto Uran, estos dos ciclistas Colombianos tenían absolutamente todo para entre ellos disputar el podio de esta prueba grande del calendario ciclístico internacional, como sucedió a comienzos de junio de este año, donde ellos se sitiaron en los dos cajones más envidiados del Giro de Italia.

Sobre el papel eran ellos los llamados a ocupar esos dos escalafones en esta ronda ibérica, pero las adversidades los alejaron de esa gran meta.

No se basta con tener la capacidad, ser el llamado a vencer sobre el papel, se debe ganar no antes si no en el momento que es, y en este caso el momento no llega, sino hasta el 14 de septiembre en Santiago de Compostela.

El peso que llevaban los dos ciclistas de ser trascendidos de la manera más fácil, donde se suben o se bajan los ídolos, a través de los medios, no incidió para nada en lo que ahora viven Quintana y Uran, de ser previamente ganadores sin haber recorrido la totalidad de la carrera; 3.231 Kilómetros.

Y como dice el adagio popular; No se debe ensillar la bestia sin tenerla, lo que nos pasó a todos, los dimos como grandes ganadores sin contar que la suerte les iba a tocar, de la manera que ninguno de nosotros esperábamos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

error: