Se firmó el mejorado acuerdo de Paz con las Farc

Gobierno y Farc firmaron en Bogotá el nuevo documento de Paz que se logró en la Habana, una cuerdo enriquecido y modificado teniendo en cuenta las inquietudes y propuestas, aclaraciones y definiciones hechas por varios sectores sociales y políticos del paìs, en su mayorìa quienes votaron No en el Plebiscito, lo que frustrò en un inicio la refrendaciòn y empantanó el proceso.

Nuevamente con un balígrafo, el presidente Juan Manuel Santos y el máximo líder de las Farc Rodrigo Londoño, firmaron el documento.

paz

 

El primero en hablar, tras la firma, el líder de las Farc “Que la palabra sea la única arma de los colombianos”, volvió a expresar, fueron estas las mismas palabras con las que arrancó su discurso en Cartagena donde se firmó el primer acuerdo final.

Timochenco, extendió su solidaridad y admiración a quienes salieron a calle y plazas su rechazo a la guerra y a exigir a las partes sentadas, no pararse hasta lograr un acuerdo definitivo y saludó a distintos sectores que apoyan los procesos de paz. “Este acuerdo final les pertenece porque ayudaron a construirlo con sus esperanzas y acciones.”

Agregó “que la primera demanda nacional, es que se ponga fin al uso de armas en la política, que se garantice el derecho a disentir a hacer oposición… por eso Colombia cierra filas a este acuerdo definitivo”.

“Con este acuerdo no se deponen condiciones ideológicas, políticas o de conciencia, solo ponemos fin de manera definitiva a la guerra… por eso reclamamos su implementaciòn pronta y eficaz”, expresó.

Timochenco hizo una fuerte critica al gobierno y a las Fuerzas Militares al indicar que “Es inaudito que a estas alturas sigan cayendo guerrilleros del as farc con extraños argumentos, que las denuncias de violaciones de derechos humanos sean pan de cada día… asombra al paìs el desalojo indolente del campamento por la paz de la plaza de Bolìvar”.

No obstante, expresó un sentimiento de respeto a sus adversarios.

Extendió el saludo a Donald Trump por su elecciòn como presidente de Estados Unidos, señalando que “esperamos que pueda jugar un papel fundamental en torno a la Paz”.

Remató igualmente con lo que dijo en Cartagena,  “…que la palabra sea la única arma que nos permitamos usar los Colombianos”.

A su turno el Presidente de la república Juan Manuel Santos, también reconoció y agradeció los aportes que hicieron las víctimas, la Iglesia, los jóvenes, los empresarios, los partidos de la coalición para la paz, las Altas Cortes y magistrados, las organizaciones religiosas y sociales, los sindicatos, las comunidades indígenas y afrodescendientes, los militares retirados, los movimientos de mujeres, el propio Centro Democrático y tantos otros sectores con los que hablamos, unos que votaron Si y otros que votaron No.

“Cada uno de ellos propuso, desde su propia perspectiva, alternativas para avanzar hacia el nuevo acuerdo. Las recibimos con la mejor disposición, con toda humildad”.

Señaló Santos que “…este acuerdo, mejorado y ajustado gracias a los aportes de la sociedad, incorpora la inmensa mayoría de las propuestas presentadas, pero preserva los objetivos esenciales del acuerdo de Cartagena”.

El presidente en su discurso explicó lo que logran los colombianos con este acuerdo:

Logramos poner fin al conflicto armado con las Farc y sentar las bases para la construcción de una paz estable y duradera, más amplia y más profunda.

Logramos parar el desangre y que no haya más víctimas.

Logramos que aquellos que perdieron sus tierras, que tuvieron que dejar todo atrás para salvar sus vidas, puedan volver y recuperarlas.

Logramos darles oportunidades a nuestros campesinos para tener mejores y más reales opciones de progreso y que el miedo a la violencia, al desplazamiento desaparezca para siempre.

El campo se convertirá así en ese motor de crecimiento que todos esperamos.

Logramos, con la justicia transicional, ajustada y articulada con nuestras instituciones y con el derecho internacional, que las víctimas puedan hacer valer sus derechos a la verdad, a la reparación, a la justicia y a la no repetición.

Esta justicia nos permitirá voltear la página de la violencia. Los responsables de graves crímenes de guerra o delitos de lesa humanidad serán investigados, juzgados y sancionados.

Deberán decir toda la verdad y reparar a sus víctimas, con sus bienes.

Los colombianos también logramos con este acuerdo dar un paso adelante para superar el problema de la droga.

Tenemos por primera vez la oportunidad de darle una solución estructural al problema de los cultivos ilícitos. Y mantendremos con contundencia el combate a las mafias y organizaciones que persistan en el narcotráfico.

Por último, los colombianos logramos con este nuevo acuerdo que las ideas se expresen y se defiendan en una democracia fortalecida.

Tendremos garantías más claras para quienes hagan oposición. Le daremos representación en el congreso a las comunidades de las regiones más afectadas por el conflicto.

Las Farc, como un partido SIN ARMAS, podrá presentar y promover su proyecto político. Serán los colombianos quienes, con el voto, lo apoyarán o rechazarán.

Ese es el objetivo de todo proceso de paz. Que los que estaban alzados en armas las abandonen, reconozcan y respeten las instituciones y las leyes y puedan participar en la contienda política en la legalidad.

Que todos los colombianos puedan decidir su futuro con tranquilidad. De eso se trata la democracia. Tramitar pacíficamente las diferencias.

Reiteró Santos, que el nuevo acuerdo de paz que firmamos hoy será discutido en el Congreso, para que sean los representantes elegidos por los colombianos quienes lo refrenden y lo implementen, bajo el control de la Corte Constitucional.

“En nuestra democracia, como dice la Constitución, el pueblo ejerce su soberanía directamente o a través de sus representantes elegidos por el voto”, anotó.

“Espero que, según el procedimiento establecido, la refrendación sea aprobada en el curso de la próxima semana” anotó y dijo que Ese día será el día D.

Señaló el presidente que 5 días después se iniciará el movimiento de las Farc hacia las zonas veredales transitorias.  A los 90 días se iniciará la dejación de las armas.  Y en 150 días, tan sólo 150, TODAS las armas de las Farc estarán en manos de las Naciones Unidas.

Las Farc, como grupo armado, habrá dejado de existir. puntualizó

Dijo además que También a partir del día D, la semana entrante, empezará en forma el desminado para que nuestros campos no sean nunca más una trampa mortal para nuestros niños.

Ese mismo día iniciará el proceso de implementación de todos los demás elementos del nuevo acuerdo en el Congreso.

Esta será una labor fundamental, tan importante como el acuerdo mismo, donde el aporte de todos será muy valioso.

Se abre allí una puerta para buscar consensos y espacios de entendimiento.

“Convocaré a todos los partidos, a todos los sectores de la sociedad a que participen, contribuyan y logremos así un GRAN acuerdo nacional para la implementación de la paz”, anotó el mandatario..

Reconozco que este nuevo acuerdo es mejor que el que firmamos en Cartagena. Enfatizó

Es mejor porque recoge las esperanzas y las observaciones de la inmensa mayoría de los colombianos. Del 50% de los que votaron Sí y de un importante porcentaje de los que votaron No.

“Tenemos que unirnos y asumir esa inmensa responsabilidad, aprovechar esta gran oportunidad. Tengo plena confianza que, por nuestro carácter, sabremos responder a este hermoso desafío” invitó..

Al firmar como presidente de todos los colombianos este nuevo acuerdo, quiero invitarlos a que, con la mente y el corazón abiertos, le demos la oportunidad a la paz.

Quiero invitarlos a que dejemos atrás definitivamente décadas de violencia para unirnos, por nosotros, por Colombia, por esta patria querida, y trabajar juntos por la reconciliación, alrededor de ideales compartidos de paz, de convivencia, y de respeto.

Quiero invitarlos a que veamos en este momento un momento de cambio, de transformación que nos permita creer en un mejor mañana no con la exigencia de lo inalcanzable, sino con la certeza de lo posible.

Trabajemos juntos, superemos las diferencias, démonos la oportunidad de convertir este sueño en realidad.

finalizó su discurso recordando la gran obra de Bertolt Brecht que “un hombre es un hombre”, que cada vida es sagrada y que toda guerra es una derrota.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

error: