“Nunca dejemos de hacer lo que queremos hacer”

Carlos Alberto Lenis García, cumplió 40 años en la radio colombiana. Inició como locutor, haciendo lo que quería y sobre todo, a escondidas de su padre quien quería una profesión diferente para él.

No pudo ser Médico porque no puede ver sangre, no terminó en México sus estudios en Ingeniería Industrial, por amor a su primera esposa con quien tuvo tres hijas; pero finalmente se graduó como Abogado de la Universidad Libre de Cali a pesar de las múltiples inasistencias a clase debido a los viajes que realizaba por todo el mundo cubriendo noticias deportivas, especialmente de ciclismo.

La Radio lo atrapó y le dio todo en la vida. El 17 de septiembre de 1977, a sus 17 años, desobedeciendo a su mamá quien lo había enviado a los Talleres de Ferrocarriles de Colombia” llegó a las puertas de Todelar, diciendo que quería ser Locutor y allí se inició.

Tuvo grandes maestros durante paso por Todelar, como Paco Luna y Guillermina Lucas, con quien inició su trabajo Locutor “Bombillo” en varios programas musicales, entre ellos: Los Habitantes de la Noche, Radio Sonorama  y luego en noticias de la Voz del Valle.

Tres  años después, se va a Radio Tigre de la cadena Caracol  e inicia un periplo de más de 20 años  en donde con Julio Arrastía  Bricca, un argentino fenomenal  y personajes muy importantes de la Radio como Hernán Peláez Restrepo, Piedrahita Pacheco disfrutó cada una de las grandes carreras ciclistas del mundo por muchos años, haciendo grandes amigos y compañeros de viaje que aún recuerda  de quienes tuvo muchas enseñanzas como Luis Carlos Galán. Y es que la vida le ha permitido disfrutar los triunfos de ciclistas como Lucho Herrera “el Monstruo de las Montañas Europeas” y Fabio Parra, entre muchos otros de la época Dorada. Su voz no se quebró ni cambió a pesar de los pasos de nieve a calor o de lluvia y viento, mientras transmitía desde la Moto # 1.

Con el espíritu líder que le caracteriza,  fue ejecutivo de la cadena Caracol como gerente Regional en Varias zonas del País, implementando además sistemas de espejo desde los cerros en las montañas colombianas para facilitar las trasmisiones a nivel nacional, instaló emisoras en Portugal – Aqua y en Chile la emisora Finísima, hoy llamada Las 40.

Como dirigente deportivo desde la Federación Colombiana de Ciclismo acompañó  los triunfos de María Luisa Calle, Fabio Duarte, Santiago Botero, Rigoberto Urán;  haciendo un trabajo profesional ante la Unión Ciclista Internacional UCI, para lograr para Colombia las paradas de la Copas mundo de Ciclismo que se realizan  año a año en Cali. Ha ganado a través de su trabajo periodístico premios como el Simón Bolívar y el Indica Catalina

Se le reconoció además con la Gran Cruz en grado de Gran Caballero que otorga el Senado de la República por su gestión para que fueran incluidos recursos dentro de la reforma tributaria a favor del deporte colombiano, los cuales aún son recibidos.

Dentro de su vida en radio, sólo le falta narrar o comentar un rally de motociclismo o de automovilismo, pues no sólo de fútbol o ciclismo a hablado a lo largo de estos cuarenta años pasando por partidas de ajedrez o visitas de grandes personajes como el Papa Juan Pablo Segundo en 1986. Tan es así que sigue pensando que lo único que nos falta vivir es el triunfo en una Tour de Francia.

Diez de los doce meses del año, se los pasaba por fuera del país, perdiéndose importantes momentos de la vida de sus hijas, como el día que aprendieron a caminar, o el día de su graduación; pero eran los gajes del oficio, compromisos que como él adquieren muchos periodistas con el fin de cumplir su misión.

Hoy, con el paso del tiempo, puede compartir más en familia, con su segunda esposa y sus dos hijos comparte la alegría de 5 nietos. La vida le está dando espacios en familia que no se pueden perder. Como le dice su hijo Joshua, “la familia es para siempre”

Sobre la Radio opina que hoy en Estados Unidos y en muchos países de Europa  los mejores programas se hacen en la noche y madrugada, lo que no sucede en Colombia, donde el gran enemigo de la radio no es solo la falta de pauta publicitaria que muchas veces se ve como un favor, sino la falta de innovación, ya que la televisión, la multiplicidad de canales de películas, novelas, realities  y redes sociales se ha ganado ciertos espacios, por eso hay que buscar la hendija para meterse como el agua para lograr ganarse de nuevo los espacios que otrora tenía la radio en la vida de los colombianos.

40 años en la radio le dejan muchas anécdotas y verdades que varios desconocen pero que ha ido plasmando en el libro “La radio que vivo”,  el cual se encuentra escribiendo, así como los libros “Enseñanzas” dedicado a la familia, y “Cabalgando en mis Poemas” dedicado a su esposa.

Mucho le ha dejado en experiencias la Radio y por eso hoy luego de su inquietud por ser lo que quería ser, puede sentir que no se equivocó y que sus palabras son de profeta.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

error: