Director del ICBF Cauca, en el Ojo del Huracán, de los órganos de control

El director regional del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar en el Cauca James Ney Ruiz Gómez habría sido suspendido de su cargo, por el caso de la compra de un vehículo para uso particular a una fundación contratista de la entidad.

El funcionario fue involucrado en la investigación en el momento en que fueron denunciadas presuntas irregularidades en relación con el vehículo.

En su momento el director justificó la compra del automotor como una situación privada que nada compete a la entidad.

Sin embargo la investigación del caso se realizó porque se instauraron quejas ante entidades de control del Estado, toda vez que el director del ICBF le compró el carro a una persona, representante de un operador que era contratista de Bienestar Familiar.

El vehículo era de propiedad de la Fundación Gestión Social de Colombia y pasó a ser propiedad del director del ICBF en el Cauca en la misma temporada en la que se suscribieron varios contratos millonarios entre esas organizaciones.

Además se denuncia que a la fecha de la firma de los contratos, la hija del director del ICBF en el Cauca laboraba como jefe de Talento Humano de esa fundación con la que se suscribieron contratos superiores a los 7.500 millones de pesos.

Supernoticias del Cauca conoció de manera exclusiva que la suspensión del cargo en esta investigación es al parecer por 6 meses.

Sin embargo la decisión habría sido apelada para buscar o una rebaja o que la sanción se convierta en multa.

Los denunciantes buscaban que la sanción fuera de destitución fulminante e inhabilidad para ocupar cargos públicos por 20 años.

El director del ICBF argumenta que la compra del carro se hizo con recursos propios en una relación de costo oportunidad y no se trata de prebendas o acciones que puedan comprometer al ICBF en el Cauca.

El tema sin embargo no para allí, a la Fiscalía, la Procuraduría y otros entes fueron denunciadas otras irregularidades que afectan al director del ICBF en el Cauca James Ney Ruiz.

Cuestionan las quejas expuestas ante los órganos de control que una hermana del director es la coordinadora zonal del Centro Zonal Macizo Colmbiano del ICBF, Situación que no genera inhabilidad pero genera un conflicto de intereses.

Cuestionan las quejas otros contratos suscritos por el ICBF con organizaciones como la Fundación Psicoeducar que no presenta certificados de idoneidad y que pasó de ser una entidad creada en 2014 con un patrimonio de 6 millones, a convertirse en un año a contratista del ICBF para manejar una cuantía cercana a los 1.000 millones de pesos.

En redes sociales es viral un documento en el que se pide a los organos de control celeridad en las investigaciones y en el que se expresan frases como:

“Lo increíble de todo esto es que, pese a ya haber pronunciamientos oficiales de la Contraloría General de la República, la Consejería de la Transparencia y la misma área de Control Interno de la entidad, en donde se manifiesta que se evidencian delitos de contratación sin el debido lleno de requisitos e interés ilícito en contratación, entre otros, el señor Ruiz permanece enquistado en el cargo, dándole tiempo a él y a su mafia interna de limpiar, maquillar y deshacerse de pruebas contundentes, y lo que es aún más terrible, de seguir direccionando la multimillonaria contratación de la entidad”.

Las Siete

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

error: