27 mil bares y gastro bares han cerrado sus puertas debido a la crisis generada por el Cóvid 19.

Los Decretos 1569 del Ministerio de Salud y el 1168 del Ministerio del Interior contemplaron la posibilidad desde el 9 de septiembre para la reactivación de la vida social, l, Miles de establecimientos públicos de Colombia no volverán debido a que se vieron forzados a cerrar sus puertas definitivamente por la crisis.

“Entre bares y gastrobáres el número es de 27.000 cerrados en todo el territorio nacional, lo que equivale al 15% de los que existentes”, es el reporte entregado por el presidente de la Federación nacional de Comerciantes Fenalco Fenalco, Jaime Alberto Cabal.

Si se le suma a ello los restaurantes que incluyen en sus menús bebidas alcohólicas los establecimientos nocturnos cerrados ascienden a 63.000, que, según Cabal, representan una pérdida de 300.000 empleos en todo el país.
• Jaime Alberto Cabal
Muchos de esos sitios han tenido gran significancia entre la clientela por décadas por lo que al conocer su clausura queda un dejo de nostalgia con el peso de la incertidumbre de si los propietarios los van a reabrir o si definitivamente quedaran perpetuados en la Kodak de la memoria .

Así por ejemplo está el caso de Matilde Lina , Amando Records y Harrys en Bogotá, el bar salón Stelar de Bucaramanga, Canta Gallo, Cucayo y Benito Juárez en Barranquilla, La Farra y la bamba de Cali, el solar y Basurto de Cartagena ,el Bar el Tufo de Armenia y en Popayán en Sotaréño con cerca de sesenta años de presencia en la esquina del amor carrera 8 con calle 6 esquina, el lugar obligado de varias generaciones de payaneses.

Para Adriana Plata, directora ejecutiva nacional de Asobáres, esta situación se debe en gran manera a dos factores. Primero, la mayoría no logró acuerdos con los arrendatarios como tampoco pudieron acceder a créditos bancarios “debido a que para los bancos se trata de un segmento de la economía de alto riesgo”. Segundo, a que no pudieron seguir cubriendo los costos de la nómina. Estas dos obligaciones de arriendo y nómina representan 66% de los gastos de los negocios.

Empero, Asobáres y Fenalco son del criterio de un tercer factor que ha impactó y precipitó la clausura de estos establecimientos. Desde un comienzo de a cuarentena, el mensaje hacia el gremio de bares siempre fue equivoca pues se decía que no iba a haber bares el resto de año ni el otro, “esto causó pánico económico”, dijo Plata.

A pesar de todo, hubo casos como los del bar Aquelarre en el centro de Bogotá que lograron mantenerse vigentes y ser hoy uno de los 8.000 lugares que reportó Asobáres que están operando en la nueva normalidad. “Pude llegar, difícilmente, a un acuerdo con mi arrendador donde solo le pagué durante este tiempo 30% de la obligación”, dijo Gregorio Fandiño, propietario del bar. No obstante, las pérdidas que presentó este lugar durante los seis meses fueron de $600 millones.

Actualmente, las zonas rosas de cada ciudad se han convertido en una proliferación de letreros en venta y arriendo, razón por la que Asobáres y Fenalco hacen un llamado a los alcaldías a fin que al menos se vinculen con pautas publicitarias a traes de todos los medios posibles para alertar a la comunidad

Según un comunicado oficial de Asobáres Colombia, a la fecha, cerca de 25 ciudades y municipios han solicitado autorización y les han sido aprobadas por parte de los ministerios. Para el gremio, este número es muy bajo “teniendo en cuenta que seis meses ha estado clausurada 100% la actividad y que el Gobierno Nacional ha dado línea normativa para que soliciten los pilotos”. Ciudades como Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Cartagena, Pasto, Manizáles, Popayán Neiva ya tienen la autorización del Gobierno. Hasta el momento, 8.000 participan en la reapertura.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

error: